Se prevén niveles de polen muy altos para esta primavera

Investigadores de la Red Aerobiològica de Catalunya del ICTA-UAB y del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la UAB han presentado hoy las previsiones de los niveles de polen y esporas en la atmósfera en Catalunya para la primavera y el verano.

El pronóstico es que las polinizaciones de esta primavera y verano comenzarán en el momento habitual pero serán muy importantes. Esto hace referencia al polen de plátano de sombra, parietaria, gramíneas, llantén, céñigos y olivo, entre otros.

En Catalunya, un millón y medio de personas padecen alguna patología alérgica respiratoria, y en 4 de cada 10 casos está provocada por un polen. Considerando que estos son la primera causa de rinoconjuntivitis y la segunda causa de asma, la cuantificación de los granos de polen en la atmósfera es de vital importancia para diseñar las estrategias terapéuticas y de prevención para cada paciente alérgico.

Según datos publicados de la Encuesta de Salud en Catalunya (ESCA) 2015, las «alergias crónicas» afectan al 14.7% de los adultos (8º problema de salud) y el 10.4% de los niños (2o problema de salud). Además, en la franja de edad de 15 a 44 años (jóvenes en edad productiva), son el primer problema de salud en los hombres y el segundo en las mujeres.

Las enfermedades alérgicas han aumentado notablemente en los últimos años. Los estudios apuntan a que las enfermedades alérgicas se han duplicado en los últimos 15 años en los países desarrollados, afectando el 25% de la población. Se prevé que en un par de décadas puedan afectar a la mitad de la población. Este incremento es más importante en población pediátrica observándose también cada vez patología alérgica a edades más tempranas. También se observa un incremento de alergias complejas que implican la afectación de varios órganos a la vez y pacientes con múltiples alergias ambientales y alimentarias. Sus síntomas pueden ser desde leves hasta cuadros de riesgo vital que pueden llegar a comprometer la vida del paciente y ser mortales como es el caso de la anafilaxia o el choque anafiláctico.

Actualmente la mayoría de las personas son alérgicas a más de un polen, lo que complica tanto el diagnóstico como el tratamiento. Así, la clásica alergia "estacional" se convierte casi en "perenne" ya que los síntomas pueden empezar el mes de febrero y prolongarse hasta el otoño o incluso invierno (en el caso de los pacientes alérgicos al polen de cupresáceas). Esta complejidad en el diagnóstico y tratamiento de la alergia se hace aún más evidente si tenemos en cuenta que un porcentaje destacable de pacientes con alergia al polen es alérgico también a alimentos de origen vegetal (frutas, frutos secos, hortalizas) por un mecanismo de reactividad cruzada entre estructuras comunes de algunas de sus proteínas.

El desarrollo y el agravamiento de las enfermedades alérgicas depende de factores genéticos del individuo y de condicionantes ambientales. A pesar de que en las ciudades hay menos cantidad de polen que en las zonas rurales, las enfermedades alérgicas respiratorias son cada vez más frecuentes. La contaminación y el uso ornamental de especies alergénicas parecen explicar esta situación, ya que las partículas de emisión diesel producidas por los coches y las calefacciones son capaces de modificar las características del polen, haciéndolos aún más alergénicos.

Además, el llamado cambio climático modifica el comportamiento de las plantas influyendo en sus periodos de polinización y en la intensidad de la misma. En Catalunya, en los últimos 25 años, se observa un incremento en las concentraciones atmosféricas de polen de árboles (ciprés, plátano de sombra y olivo), al contrario que de polen de hierbas, que tiende a disminuir ligeramente (gramíneas y céñigo -excepto en Lleida) o de manera más pronunciada (parietaria).

Estas tendencias observadas demuestran cuanto importante es velar por el arbolado ornamental viario en los núcleos urbanos: la introducción de determinadas especies se traduce en un aumento progresivo de su cantidad de polen en el aire y del consecuente riesgo de alergia. También vemos lo importante que es controlar la llegada de especies invasoras. En Lleida, el céñigo Amaranthus palmeri está ganando terreno desde 2010 y así lo indican los niveles de polen en el aire.

Los pólenes más alergénicos

Según datos conjuntos de la Red Aerobiológica de Catalunya (XAC) del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB (ICTA-UAB) y del BABVE y de la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica (SCAIC), los tipos de polen más abundantes en general a la atmósfera de Catalunya son las cupresáceas (23%), el plátano de sombra (10%), la parietaria (6%), el olivo (5%), las gramíneas (4%) y las quenopodiáceas (3%), aunque puede haber variaciones según la zona geográfica de Catalunya que consideremos. Por otra parte, las sensibilizaciones más prevalentes en los pacientes alérgicos son al polen de las gramíneas (51,6%), el plátano de sombra (38,7%), el olivo (35,5%) , las cupresáceas (22,6%) y las quenopodiáceas (6,5%).

El conocimiento en todo momento de los niveles de polen atmosféricos, su estacionalidad, sus picos de concentración y la duración de la estación polínica, son herramientas muy útiles en la práctica médica para el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de las alergias causadas por el polen. Y su estudio continuado elaborando una base de datos permite estudiar el efecto del cambio climático en la dinámica de la vegetación y de la polinización de las plantas.

La alergia: prevalencia y síntomas

La alergia es una reacción inmunológica anómala de nuestro organismo contra sustancias externas, conocidas con el nombre de alérgenos. Una reacción alérgica se produce cuando estas sustancias llamadas alérgenos son introducidas en nuestro organismo bien sea por inhalación como es el caso de los ácaros del polvo doméstico, el polen de diferentes árboles y/o plantas, los epitelios de animales, las esporas de hongos y/o el látex; por ingestión como por ejemplo los alimentos y/o algunos fármacos; por inyección como es el caso también de algunos fármacos o por picaduras de insectos (sobre todo himenópteros como la abeja o la avispa) o por el contacto con la piel bien sea por medicamentos que se aplican de manera tópica o por productos químicos, entre otros.

La alergia más frecuente es la respiratoria (afecta a un 25% de la población) y las enfermedades que provoca son la rinoconjuntivitis (estornudos, picor en los ojos, picor en la nariz, sensación de nariz tapada, mucosidad, lagrimeo en los ojos) y el asma, que afecta hasta un 12% de la población y la clínica que produce es ahogo, tos, ruidos al respirar (que se conocen con el nombre de sibilantes). En nuestro entorno, estos síntomas son producidos principalmente por los ácaros del polvo doméstico, el polen, esporas de los hongos y los epitelios.

Las enfermedades alérgicas tienen un fuerte impacto en la demanda sanitaria en forma de visitas a urgencias, hospitalizaciones y fármacos, en especial cuando los pacientes no son diagnosticados y tratados de manera adecuada. Los costes sociales y familiares también son elevados, dado que motivan pérdidas de horas de trabajo y absentismo escolar y laboral (recordemos que las enfermedades alérgicas afectan predominantemente a población en edad productiva). Tienen un impacto negativo en la calidad de vida de los pacientes y, en el caso de los niños, también de sus cuidadores.

El tratamiento de las enfermedades alérgicas requiere un buen diagnóstico y la identificación precisa de la sustancia que ocasiona la alergia. Por lo tanto, la realización del diagnóstico alergológico por parte de un especialista es fundamental para poder ofrecer al paciente alérgico el tratamiento más adecuado en cada caso.

Consejos a los alérgicos

Una vez conocemos cuál es el agente responsable de los síntomas alérgicos se aconseja evitar su exposición. En el caso de la alergia al polen se aconseja utilizar gafas de sol para evitar la entrada de polen en los ojos, no viajar en moto o bicicleta, o en caso de que se viaje en coche no circular con las ventanas abiertas, cerrar las ventanas del domicilio, no secar la ropa en el exterior, ducharse y cambiarse la ropa al llegar a casa, tapar la nariz y la boca con una mascarilla homologadas y/o intentar evitar las actividades al aire libre, sobre todo los días de viento o elevada concentración de polen. Sin embargo, estas medidas a veces pueden resultar insuficientes ya que por ejemplo el polen es muy difícil de evitar.

Afortunadamente disponemos de diferentes medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas de las enfermedades alérgicas tales como los antihistamínicos, los inhaladores o colirios oculares. Los medicamentos mejoran los síntomas en general mientras se toman, pero en ningún caso modifican la evolución de la enfermedad alérgica. De este modo, el único tratamiento específico del que disponemos en la actualidad y que es capaz de modificar la evolución natural de la patología alérgica, aparte de la evitación, es la vacuna antialérgica conocida como inmunoterapia específica. Hay que considerarla siempre como una herramienta terapéutica de primer orden que proporciona una disminución significativa de los costes totales en salud, tanto en cuanto a los gastos indirectos (absentismo y pérdida de productividad laboral y/o escolar y afectación de la calidad de vida del paciente) como los gastos directos (actos médicos y medicamentos para el control de los síntomas).

Situación preocupante de la atención de los enfermos alérgicos en Catalunya

El incremento de las alergias en el futuro en Catalunya será debido, en gran parte, al número de sensibilizaciones múltiples a diversos alérgenos en un mismo paciente. Esto implica múltiples manifestaciones en un mismo individuo (asma, rinitis, urticaria, anafilaxia ...), con un espectro de gravedad variado y causado por múltiples alérgenos. Este hecho complica el diagnóstico y tratamiento, elevando los costes sanitarios, sociales y familiares, y haciendo imprescindible la figura del alergólogo como especialista formado para tratar una enfermedad sistémica como es la alergia. La situación actual de la asistencia alergológica en Catalunya es preocupante, con una falta de equidad territorial que hace que todavía haya territorios con una atención especializada en alergia nula o insuficiente. Aunque es cierto que no hay pacientes que se queden sin atender, la falta de especialistas en alergología lleva a una fragmentación de los diagnósticos, a múltiples visitas con varios especialistas, y la multiplicación del gasto sanitario. Según datos del estudio Alergológico 2015, Catalunya en el año 2014 era la segunda comunidad autónoma con la media de lista de espera más elevada (un total de 98 días de lista de espera) por detrás de Canarias (141 días). Estos niveles, han empeorado en los últimos 5 años, por lo que en el último trimestre de 2018, la media de días de espera de los pacientes pendientes de primera visita a Consultas Especializadas de Alergología era de 154 días (que vendría a ser unos 5 meses, muy por encima de los 90 días que establece el tiempo máximo de espera garantizado). 

La XAC: medida de los pólenes y esporas de hongos atmosféricos 

El estudio de los pólenes y esporas de hongos que hay en el aire forma parte de la disciplina que se llama aerobiología. En Catalunya, la XAC estudia desde 1983 la diversidad y los niveles de los pólenes y las esporas de hongos en el aire, actualmente, de 9 localidades: Barcelona, Bellaterra, Girona, Lleida, Manresa, Planes de Son, Roquetes-Tortosa, Tarragona y Vielha. Para hacer estos estudios se muestrea el aire con captadores tipo Hirst, el método estándar a nivel internacional, y los técnicos analizan las muestras en el microscopio óptico haciendo el reconociendo y el recuento de pólenes y esporas siguiendo las normas acordadas en las redes españolas. El proyecto XAC se lleva a cabo en la UAB, por investigadores de ICTA-UAB y la Unidad de Botánica del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología (BABVE).

En su web (lap.uab.cat/aerobiologia) se publica semanalmente un boletín con las predicciones de los niveles de pólenes y esporas alérgenos que se esperan para los próximos días, así como gráficas que muestran la dinámica de estas partículas a lo largo del año, calendarios polínicos y otra información de interés sobre aerobiología. Uno puede darse de alta en recibir el boletín semanal de predicción. También se puede consultar nuestro Instagram @aerobiologia_de_catalunya y las Apps que se basan en nuestras predicciones (El Temps, para Android, y PolenCat, para Android y iOS). La XAC atiende también las consultas de profesionales y de particulares.

El proyecto XAC nació con el fin de convertir en servicio al país y a sus personas lo que inicialmente se planteó como la búsqueda de una tesis doctoral de su actual coordinadora, Jordina Belmonte. Es posible gracias a la aportación de recursos por parte de algunas administraciones y de empresas a quien expresamos también desde aquí y una vez más nuestro agradecimiento: Diputació de Tarragona, Servei Meteorològic de Catalunya, Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), Laboratorios LETI S.L. Unipersonal, Societat Catalana d'Al·lèrgia i Immunologia Clínica (SCAIC), J Uriach y Compañia, S.A., Merck, Màster en Neuromàrketing UAB. También al proyecto del Ministerio de Economía y Competitividad TECBIOMET (CTM2017-89565-C2-1-P).

Pero el proyecto XAC está en riesgo; la XAC necesita conseguir más recursos y, sobre todo, más estables para poder seguir dando servicio al país y seguir ampliando una de las bases de datos aerobiológicas más extensas con aplicación al estudio del efecto del cambio climático sobre la vegetación y la polinización.

La primavera polínica 2019 vista desde la XAC

Venimos de un año (2018) cálido y extraordinariamente lluvioso y nival, con un otoño de los más lluviosos de las últimas décadas y de un invierno (2019) de los más cálidos y secos de las últimas décadas (informaciones de Meteocat). La abundancia de agua en el suelo en el momento en que las plantas, sobre todo los árboles, arrancan su actividad después del parón por calor o por frío, y las temperaturas suaves para la época en el momento del inicio de las polinizaciones se ha traducido en floraciones y polinizaciones muy potentes durante el invierno (destacamos la del ciprés y otras cupresáceas). Además, las predicciones meteorológicas de los expertos para esta primavera (consultables en el programa Copernicus Climate Change Service) dicen que la primavera será ligeramente más cálida de lo habitual (0.5 - 1ºC) y, en cuanto a la lluvia, como de costumbre.

  • En 2019 las polinizaciones invernales del ciprés han empezado muy fuertes, superando las concentraciones medias históricas registradas de 1994 a la actualidad. Otras plantas de invierno como el fresno y avellano han polinizado un poco más tarde de lo habitual pero también con una intensidad importante.
  • En marzo muchas plantas comienzan su polinización y este 2019 lo están haciendo bien y con fuerza. Hay concentraciones muy elevadas y prevemos que seguirán así de pólenes que causan muchas alergias como son plátano y parietaria y otros menos problemáticos para la salud como son los de pino y de chopo, también han comenzado a polinizar las gramíneas pero de momento aún con niveles bajos (aumentarán en abril).
  • Esta primavera, si se da el caso de que las polinizaciones coincidan con lluvias durante las horas de luz, puede suceder que las gotas de agua arrastren el polen y las flores hacia el suelo, que las polinizaciones queden acortadas en el tiempo y que en el aire acabe habiendo menos polen de el que habría podido haber.
  • Pero la misma lluvia que puede limpiar el aire de polen sirve de riego para las plantas que polinizarán más adelante y nos podemos encontrar que tengamos polinizaciones de fin de primavera y veraniegas importantes de parietaria, gramíneas, llantén, blets, olivo y artemisia, entre otros.
  • Algo podría cambiar estas predicciones que ahora mismo pueden ser un poco preocupantes para los alérgicos? Sí!, todo podría cambiar si la primavera fuera bastante lluviosa durante las horas de luz y también si las temperaturas pasaran bastante rápidamente a ser superiores a las esperadas en primavera, porque ambas cosas podrían hacer que las floraciones y polinizaciones duraran menos tiempo de lo habitual y por tanto afectaran durante menos tiempo.

MUY IMPORTANTE: Si pensáis que estais afectados de una alergia provocada por un polen o espora de hongo recordad que es importante tener el diagnóstico por parte de un especialista, aprender a reconocer la planta y/o el ambiente que os causa problemas y hacer el seguimiento de la información aerobiológica, que no os curará pero que os puede ayudar a planificar la actividad y a mejorar la calidad de vida. Os podéis mantener permanentemente informados a través de nuestra web lap.uab.cat/aerobiologia, suscribiéndoos para a recibir el boletín semanal de predicción, a través de nuestro Instagram @aerobiologia_de_catalunya y también a través de las Apps que se basan en nuestras predicciones (El Temps, para Android, y PolenCat, para Android y iOS).

 

Fig. 1. La polinización de 2019 del ciprés ha sobrepasado las concentraciones del período 1994 a 2018.

 

Fig. 2. La polinización de 2019 del plátano alcanza valores muy importantes que se aproximan a las concentraciones máximas del período 1994 a 2018.

 

Planttes, Ayúdanos a mapear las plantas alergénicas

La XAC ha puesto en marcha la App planttes (disponible para Android).

Planttes es un proyecto de Ciencia Ciudadana y de datos abiertos que propone una manera muy sencilla y al alcance de todo el mundo que tenga un móvil Android (esperamos poder desarrollar la versión para iOS) de informar sobre la presencia de plantas alergénicas y de su estado fenológico es decir del nivel de riesgo de alergia. Se han incluido once especies alergénicas y una galería de imágenes con las principales características botánicas y estados fenológicos para ayudar al usuario.

Con sus aportaciones, el ciudadano contribuye a elaborar un mapa a nivel de calle y en tiempo real de donde se encuentra la planta elegida y de si presenta riesgo bajo de alergia (planta sin flor y/o planta con fruto), riesgo inminente (flor cerrada) o riesgo máximo (flor abierta). La información que el ciudadano introduce, una vez validada, se traduce en un punto de color verde, naranja o rojo en el mapa. Se pide a los usuarios que informen periódicamente de cuál es el estado fenológico de aquellas plantas que tienen en su entorno habitual, por lo que el mapa pueda ser actualizado periódicamente.

Las personas alérgicas que consulten el mapa podrán ahorrarse exposiciones al alérgeno evitando la proximidad a la planta en los momentos de riesgo.

Se puede participar individualmente, pero también es muy recomendable para escuelas, institutos, centros cívicos ... donde, además de aprender, pueden plantearse trabajos acudiendo a la base de datos que se genera con todas las aportaciones validadas. Se trata también de un proyecto de datos abiertos.

Para más información, consultar la web: www.planttes.com

 

Fig. 3. Planttes, ejemplo de funcionamiento.

 

NOTA DE PRENSA en PDF (en catalán): NP_Primavera_Pol_linica_2019.pdf